• version imprimible
Lunes, abril 10 de 2017

Ministro de Hacienda afirma que política fiscal contiene alza del déficit, permite que el gasto crezca y no empeora el ciclo económico

  • Rodrigo Valdés y el Director de Presupuestos, Sergio Granados, informaron hoy al Congreso sobre los principales resultados de la ejecución presupuestaria 2016 y ratificaron la proyección de un déficit estructural que bajará de -1,6% del PIB el año pasado a -1,3% este año. 

Santiago, 10 de abril de 2017.- Al informar sobre la ejecución presupuestaria 2016 ante la Comisión Especial Mixta de Presupuestos, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, defendió la trayectoria fiscal definida por el gobierno para ir conteniendo el alza de la deuda y reduciendo el déficit, a un ritmo que permita un crecimiento acotado del gasto y no constriña necesariamente a la economía (ver presentación).

Al exponer el panorama de las finanzas públicas junto al Director de Presupuestos, Sergio Granados, el ministro explicó que el gasto fiscal creció 3,7% año a año en 2016 con una ejecución prácticamente de 100%, ambas cifras considerando el ajuste fiscal de comienzos de año, ya que estaba previsto que la expansión del gasto fuera de 4,4%. Agregó que el total de ingresos que recibe el Fisco llegó el año pasado a 21% del PIB y destacó que la reforma tributaria está recaudando en torno a lo proyectado, permitiendo así sostener un nivel de recursos similar al de los últimos años. “Ha sido fundamental para que no se desvíe el déficit”, sostuvo.  Esto ya que precisó que los recursos provenientes del cobre cayeron de 8,4% en 2016 a 0,4% en 2016, mientras que la participación de los ingresos mineros en los ingresos del Gobierno Central bajó de 34,2% en 2006 a 1,7% en 2016. “Hemos perdido mucha recaudación por el precio del cobre, la hemos podido recuperar por la Reforma Tributaria. Sin esa reforma tendríamos en torno a 2 puntos del PIB menos de recaudación”, advirtió. Añadió que la Reforma Tributaria ha permitido “que el déficit no se amplíe en demasía y que el gasto pueda seguir creciendo, aunque más lento de lo que esperábamos”.

Añadió que la deuda del Fisco llegó a 21,3 % PIB en 2016 y  el balance efectivo terminó con un déficit de 2,8%, algo mejor que el 3,1% proyectado en septiembre de 2015. En cuando al balance estructural, explicó que al presentar los datos “con la mejor información que tenemos hoy, que es donde están los parámetros estructurales actualmente”, lo que se muestra es que “logramos llegar a un balance estructural de -1,6 desde -1,9 el 2015” y se proyecta -1,3 para 2017, tal como se detalló en el presupuesto de este año. Incluso dijo que el precio del cobre se mantiene en los niveles actuales, podría contribuir a reducir el déficit efectivo.

Con todo, reiteró la necesidad de ser cuidadosos respecto de la trayectoria fiscal. “La deuda está aumentando y lo está haciendo a una tasa bastante elevada. Por eso es que hemos venido diciendo que tenemos que tener mucho cuidado con la trayectoria fiscal. Estamos empeñados en ir disminuyendo el balance estructural, cosa que hemos logrado. No hay para qué hacerlo rápido de una vez, pero no se puede dejar de hacer”, subrayó el ministro. Añadió que con las bajas tasas de interés que existen hoy en Chile y el espacio monetario existente “no tiene sentido usar la herramienta fiscal como una línea de defensa principal para el ciclo. Dicho eso, el gasto creció 3,7%, bastante más que el PIB; por lo tanto, desde el punto de vista del gasto aquí hay un efecto contracíclico. Sin embargo, si uno mete los impuestos se acerca a ser más bien neutral”.

Así, la autoridad sostuvo que el balance estructural está permitiendo que funcionen los estabilizadores automáticos. “Esto quiere decir que si la recaudación cae porque hay poco crecimiento, el Fisco deja que esa recaudación caiga y se endeuda para financiarla en vez de apretar el gasto fiscal y empeorar el ciclo económico”, explicó.

En cuanto a la ejecución,  señaló que respecto de la ley aprobada llegó a 98,4%, pero si se resta el ajuste fiscal “la ejecución total es de 99,6%, que si no me equivoco es la más cercana a 100% de los últimos años”. Destacó que en cuanto a gastos de capital los ministerios de Obras Públicas y Vivienda tuvieron ejecuciones algo por sobre el 100% ya que tienen “tienen una experiencia, equipos, una historia de poder invertir muy fácilmente”. Además, recibieron reasignaciones que se definen durante el año dado la menor ejecución de otras partes del sector público como gobiernos regionales, los Ministerio de Educación y Salud. Añadió que espera que en todas las áreas del gobierno puedan generarse capacidades de ejecución oportuna y planteó  la necesidad de evaluar “si es que hay que cambiar algunos formatos, por ejemplo, la experiencia de que sean los servicios de salud los que hagan el proceso de inversión hospitalaria puede ser demasiado descentralizado y eso convendría tenerlo a un nivel más central”.

Honorarios y gasto en catástrofes

Por su parte, el Director de Presupuestos, Sergio Granados, entregó el balance del traspaso de trabajadores a honorarios al régimen de contrata en el sector público durante el ejercicio 2016.

Recordó que la Ley de Presupuestos autorizó 4.000 cupos, de los cuales se utilizaron 3.772; el margen de cupos no utilizados será ajustado según los mecanismos que define la misma Ley.

Sobre la forma en que se operará en 2017, en el que existe la autorización por 8.000 cupos, el Director explicó que se utilizará la misma estrategia del año anterior. "Vamos a utilizar una estrategia parecida a la que usamos el año pasado que es la mitad de los cupos asignarlos a Salud, que tiene la mayor tasa de cumplimiento", sostuvo.

En materia de gastos en emergencia y catástrofes, el Director de Presupuestos presentó un cuadro que enlistó desde 2010 a 2016 los gastos asociados a este tipo de eventos. No se incluyeron las emergencias de 2017, cuyo balance será entregado a mediados de año. 

Así, a la fecha, explicó que "hemos gastado $4,3 billones en emergencia y reconstrucción. El gasto más importante obviamente ha sido el del terremoto del 27F y todavía siguen incurriéndose en gastos especialmente en reconstrucción en viviendas".

Ir arriba